Expo Zaragoza 2008: Semana 2

Expo 2008

La pasada semana, Julia y yo tan solo fuimos dos veces a la Expo (entre el trabajo, el calor, y atender la casa, se nos ha ido la semana). El martes quedamos con unos amigos para ver unos pocos pabellones por la tarde y volvernos pedaleando hasta casa (más o menos, tenemos un rato andando desde el puesto de las bicicletas hasta casa), les acompañamos en la cena (que ya habíamos tomado nosotros antes por el centro), debajo de una de las cascadas que decoran uno de los restaurantes. Después de eso creo que no volveré a sentarme allí: Aunque el agua refresca enormemente el lugar, el ruido que provoca el agua al caer es ensordecedor, e impide llevar una conversación con normalidad. Prefiero los comedores que dan a la ribera del Ebro, que en su lugar tienen máquinas de aire que refrescan (menos, pero refrescan).

Expo 2008

El segundo día fue el sábado. Después de comprobar que nos faltaban algunos de los pabellones más interesantes (entre ellos el acuario), por lo que decidimos madrugar para coger un “Fast Pass” para el Acuario o alguna otra atracción de estilo. Lo que nosotros no sabíamos era que no se puede elegir la hora, sino que van cerrando pases uno por uno,… y la hora que nos ofrecía eran las tres y media. Nosotros habíamos preparado todo para comer en casa, por lo que decidimos buscar otro sitio donde reservar,… que finalmente fue La Plaza temática del Agua Extrema (conocida por la gente como “El Tsunami”). Después decidimos que ya era hora de ver el pabellón de Alemania, del que hablan tan bien.

Una hora después entrabamos, y la verdad es que yo quedé contento. Es uno de los pabellones más elaborados de la muestra, donde uno se tiene que subir a una barca mientras le explican los contenidos. Muy recomendable. Después estuvimos en algunos pabellones como el de Pakistan, donde nos dimos cuenta que habían montado un Kebab (!!!?), pero nuestra comida esperaba, así que nos fuimos a comer y de paso echar una pequeña siesta.

Expo 2008

Por la tarde llegamos a la Plaza Temática del Agua Extrema casi sin tiempo, pero finalmente pudimos verla. El invento trata de recrear los efectos de un tsunami o una lluvia torrencial, ejemplificando con varios casos ocurridos en el mundo. Resulta ameno y te dan un chubasquero en la entrada (sí, uno se moja en este pabellón). Si tenéis tiempo para ello, echadle un ojo.

Finalmente, y tras visitar algún que otro pabellón antes del cierre (por ejemplo: Andorra, donde a las Señoras les regalan una bolsita y un folleto,… o también la zona de los paises africanos,… que sinceramente es más bonita por fuera que por dentro), nos esperamos hasta que llegó Jaime y así poder ver el concierto de Alanis Morissette. El día anterior había visto un poco de su concierto en Rock in Rio Madrid y tenía cierto miedo sobre si me iba a gustar, pero quede gratamente sorprendido. Esta mujer tiene un directo que merece la pena ser escuchado,… o por lo menos lo tuvo en Zaragoza.

Expo 2008

La semana que viene creo que no nos pasaremos por la muestra en toda la semana, porque tenemos preparada una excursión al Pirineo,… pero ya os seguiré contando!

Expo Zaragoza 2008: Días 1 y 2

expo 2008

Sin habernoslo planteado de esa manera, la primera mañana del primer día de la Expo de Zaragoza Julia yo fuimos aver qué se cocía dentro del recinto de la Expo. Los motivos eran claros: Amortizar sendos pases de temporada, que ya nos picaban en el bolsillo y una creciente expectación tras semanas y semanas de noticias que se pisaban la una a la otra.

Expo 2008

El Sábado, para comenzar, nos pusimos a hacer fila en el Pabellón de España (la primera en la frente!), no sin antes darnos cuenta de la posibilidad de solicitar una entrada al pabellon para un sesión en concreto (aunque lo de la hora es más que nada testimonial, nosotros entramos veinte minutos después). El interior, muy interesante, con una película sobre los origenes de la vida y el valor del agua en ella y unas exposiciones donde se hacen referencia a las distintas cuencas de los Ríos españoles (o mejor dicho, Ibéricos). El recorrido duró aproximadamente media hora (más o menos, no miré el reloj), y depende del interés con el que veas las exposiciones interiores. Nosotros, por nuestra parte decidimos tomarnos con muuucha tranquilidad el tema. De hecho, nada más salir, nos encaramos hacia la salida de la Torre del Agua para comer con la Familia en un sito cercano, y después volver a retomar la visita.

Por la tarde, ya con el Pasaporte de la Expo, comenzamos a mendigar los sellos (algunso pabellones todavía no tienen sello, y en otros, como en el del Vaticano me pusieron una cara muy rara cuando les consulté) en los pabellones que visitabamos. En su mayoría, se trataron de los pertenecientes a los países de la zona Este de Asia (Vietnam, Thailandia, Filipinas,…), aunque también tuvimos tiempo para echarle un ojo a otros, como el de El Vaticano (con obras de arte traidas especialmente para la muestra), Lituania, o México (de hecho, el sábado era el día oficial de ése país,… aunque no vimos nada de especial).

Las impresiones que hemos ido teniendo son muy dispares, puesto que en algunos paises se nota un poco de precariedad en sus montajes, mientras que en otros hay que reconocer que se lo han tomado muy en serio. Como curiosidad, estuvimos viendo un concierto en el pabellon de Vietnam, que nos sorprendió por la originalidad de los instrumentos, y también que nos quedamos con las ganas de apuntarnos en el pabellón de Filipinas para que nos dieran un masaje gratuito (previa cita). Finalmente, al ver que no había mucha fila, nos metimos en el pabellón de Aragón, donde uno puede descansar viendo un documental de Saura y de paso estar al fresco. Después de estar prácticamente todo el día en la Muestra, cogimos nuestra cámara de fotos y nos fuimos a casa a descansar un rato.

Expo 2008

El Domingo, por la mañana no nos lo pensamos dos veces: ¿Qué mejor manera de aprovechar la mañana que darnos un paseo por la muestra? La pena es que a la hora que llegamos había comenzado a llover, y tuvimos que refugiarnos en el pabellon de Correos (sí, tiene pabellon propio), donde después de perder un poco los nervios con unos videojuegos que han puesto, nos dieron un premio: Una semilla de pino, unos bolis y una muestra de paquetería. Lo cierto es que me gustó bastante, y pienso que todavía volveremos en alguna ocasión. Después de eso, Julia dijo que quería apuntarse en la lista de los masajes de Filipinas, pero no tuvimos suerte: La lista ya estaba llena para la mañana. Así que nos fuimos a ver otros pabellones,… como por ejemplo el de Japón (muy interesante, con una película entretenida y como obsequio un Té fresco). A esas alturas, nuestro Pasaporte ya tiene media docena de sellos, y hemos comenzado a coger ritmo de visitante. Entramos en el pabellón francés, donde ciertamente nos quedamos un rato viendo las distintas exposiciones que han montado, y de paso cogiendo folletos informativos de las distintas zonas turísticas. Al salir,… nos encontramos de bruces con la cabalgata del Circo del Sol, y vamos siguiendola hasta retirarnos, no sin antes entrar en el pabellón de Qatar, donde a Julia le hicieron un tatuaje de Henna y nos escribieron ambos nombres en Árabe.

Expo 2008

Puede que hayamos sido demasiado ansiosos, cuando todavía quedan meses para visitar la Expo, pero lo cierto es que tenemos ganas de disfrutarla y eso es lo que vamos a hacer.

Expo 2008