Expo Zaragoza 2008: Semana 1

La semana pasada ya os comenté que habíamos comenzado a ir a la Expo. Hoy os puedo decir que no hemos dejado de ir durante toda la semana. Aunque no hemos ido todos los días (hay que trabajar, ya sabéis), hemos disfrutado de un par de atardeceres en la muestra.

La semana, siendo la primera desde su apertura no puede ser más positiva. Mientras algunos tan solo hablan de si las obras se han terminado o si faltan algunos detalles, nosotros nos dedicamos a disfrutar de lo que hemos logrado (que no es poco). Al igual que hicimos el fin de semana pasado, hemos paseado tranquilamente, viendo unos pocos pabellones cada vez, y disfrutandolos a pequeños sorbos, que es como gusta más.

El martes por la tarde, pensamos que sería buena idea acercarnos, y de paso quedarnos a ver el espectáculo de Mayumana, que actuaba esa noche. Llegamos un poco tarde, puesto que aunque intentamos ir en las bicis del Ayuntamiento, nos encontramos con varios puestos caidos. Los pabellones cierran a las 22:00 y no tuvimos tiempo de visitar casi nada (creo recordar que Grecia, Belgica y alguno más), hasta que nos encontramos con unos amigos que también iban a ver a Mayumana.

El Anfiteatro 43 dicen que tiene un aforo de 7000 personas, pero ese día se podría decir que había unas 10.000 viendo el espectáculo (que se adelantó para facilitar que la gente lo viera). Todas las terrazas colindantes estaban hasta arriba y el grupo no defraudó a nadie. Mayumana, para quien no los conozca, realizan un espectáculo de danza, música y humor con instrumentos poco comunes, normalmente reciclados (cubos, tubos de cartón, mesas, sillas…). No los había visto nunca, y automáticamente me convirtieron en uno de sus fans.

No volvimos hasta el viernes por la tarde, donde apenas vimos nada (algunos pabellones de Comunidades Autonómas: Navarra, Murcia, Cataluña,… y una rápida visita a los paises de centroamérica) sin mucho que ofrecer, hasta encontrarnos con un grup de amigos con los que quedamos para el día siguiente, que se presentaba interesante (La inauguración del espectáculo del Iceberg, cuyas pruebas habíamos visto ya varios días, un concierto de Teenage Fanclub,…). Eso sí, para el sábado decidimos llevarnos nuestro propio bocata de casa.

Aunque Julia y yo nos habíamos prometido ir por la mañana, finalmente creimos que era mejor idea no madrugar los fines de semana (fijate tu), y después de comer, hacer nuestra maravillosa tortilla de patata y coger el autobús, nos vimos otra vez en el recinto Expo. Esta vez aprovechamos un poco más la tarde (Mongolia, Islas del Pacífico, Italia…). Para después coger sitio para ver el espectáculo definitivo del Iceberg, con los Tambores de Calanda y fuegos artificiales. Sinceramente, creo que es un gran espectáculo, con un mensaje muy claro y que se disfruta viendo.

Finalmente, fuimso a coger sitio en el Anfiteatro para ver a Teenage Fanclub, un grupo que tan solo conocía de oidas (no creo haber escuchado conscientemente sus canciones) y que sinceramente me decepcionaron un poco. No es el tipo de música que me gusta, pero tampoco puedo decir que me lo pasara mal. A las dos de la noche nos despedimos de nuestros amigos y en bicicleta fuimos bajando la ribera hasta cerca de casa.

La semana que viene os seguiré contando.

Expo Zaragoza 2008: Días 1 y 2

expo 2008

Sin habernoslo planteado de esa manera, la primera mañana del primer día de la Expo de Zaragoza Julia yo fuimos aver qué se cocía dentro del recinto de la Expo. Los motivos eran claros: Amortizar sendos pases de temporada, que ya nos picaban en el bolsillo y una creciente expectación tras semanas y semanas de noticias que se pisaban la una a la otra.

Expo 2008

El Sábado, para comenzar, nos pusimos a hacer fila en el Pabellón de España (la primera en la frente!), no sin antes darnos cuenta de la posibilidad de solicitar una entrada al pabellon para un sesión en concreto (aunque lo de la hora es más que nada testimonial, nosotros entramos veinte minutos después). El interior, muy interesante, con una película sobre los origenes de la vida y el valor del agua en ella y unas exposiciones donde se hacen referencia a las distintas cuencas de los Ríos españoles (o mejor dicho, Ibéricos). El recorrido duró aproximadamente media hora (más o menos, no miré el reloj), y depende del interés con el que veas las exposiciones interiores. Nosotros, por nuestra parte decidimos tomarnos con muuucha tranquilidad el tema. De hecho, nada más salir, nos encaramos hacia la salida de la Torre del Agua para comer con la Familia en un sito cercano, y después volver a retomar la visita.

Por la tarde, ya con el Pasaporte de la Expo, comenzamos a mendigar los sellos (algunso pabellones todavía no tienen sello, y en otros, como en el del Vaticano me pusieron una cara muy rara cuando les consulté) en los pabellones que visitabamos. En su mayoría, se trataron de los pertenecientes a los países de la zona Este de Asia (Vietnam, Thailandia, Filipinas,…), aunque también tuvimos tiempo para echarle un ojo a otros, como el de El Vaticano (con obras de arte traidas especialmente para la muestra), Lituania, o México (de hecho, el sábado era el día oficial de ése país,… aunque no vimos nada de especial).

Las impresiones que hemos ido teniendo son muy dispares, puesto que en algunos paises se nota un poco de precariedad en sus montajes, mientras que en otros hay que reconocer que se lo han tomado muy en serio. Como curiosidad, estuvimos viendo un concierto en el pabellon de Vietnam, que nos sorprendió por la originalidad de los instrumentos, y también que nos quedamos con las ganas de apuntarnos en el pabellón de Filipinas para que nos dieran un masaje gratuito (previa cita). Finalmente, al ver que no había mucha fila, nos metimos en el pabellón de Aragón, donde uno puede descansar viendo un documental de Saura y de paso estar al fresco. Después de estar prácticamente todo el día en la Muestra, cogimos nuestra cámara de fotos y nos fuimos a casa a descansar un rato.

Expo 2008

El Domingo, por la mañana no nos lo pensamos dos veces: ¿Qué mejor manera de aprovechar la mañana que darnos un paseo por la muestra? La pena es que a la hora que llegamos había comenzado a llover, y tuvimos que refugiarnos en el pabellon de Correos (sí, tiene pabellon propio), donde después de perder un poco los nervios con unos videojuegos que han puesto, nos dieron un premio: Una semilla de pino, unos bolis y una muestra de paquetería. Lo cierto es que me gustó bastante, y pienso que todavía volveremos en alguna ocasión. Después de eso, Julia dijo que quería apuntarse en la lista de los masajes de Filipinas, pero no tuvimos suerte: La lista ya estaba llena para la mañana. Así que nos fuimos a ver otros pabellones,… como por ejemplo el de Japón (muy interesante, con una película entretenida y como obsequio un Té fresco). A esas alturas, nuestro Pasaporte ya tiene media docena de sellos, y hemos comenzado a coger ritmo de visitante. Entramos en el pabellón francés, donde ciertamente nos quedamos un rato viendo las distintas exposiciones que han montado, y de paso cogiendo folletos informativos de las distintas zonas turísticas. Al salir,… nos encontramos de bruces con la cabalgata del Circo del Sol, y vamos siguiendola hasta retirarnos, no sin antes entrar en el pabellón de Qatar, donde a Julia le hicieron un tatuaje de Henna y nos escribieron ambos nombres en Árabe.

Expo 2008

Puede que hayamos sido demasiado ansiosos, cuando todavía quedan meses para visitar la Expo, pero lo cierto es que tenemos ganas de disfrutarla y eso es lo que vamos a hacer.

Expo 2008