Sobre la subida del IBI en Zaragoza

Ayer salto la liebre sobre la noticia de una posible subida de los valores del IBI en Zaragoza, y desde entonces no hago más que leer críticas a la decisión. Puede que lo que voy a decir me granjee algunas enemistades pero estoy de acuerdo con esta medida.

El Impuesto sobre Bienes Inmuebles es un impuesto que graba la propiedad de un inmueble, sobre una valoración del mismo (el Valor Catastral) y respecto al cual se aplican unos tipos impositivos. Eso implica que quienes deben pagarlo son los propietarios de los pisos/locales… en su gran mayoría. Es un impuesto que se paga anualmente, que si se domicilia se puede pagar en dos partes y aunque siempre duele pagar impuestos, suelen ser cantidades más o menos asumibles para propietarios que gozan de una desgrabación en la renta muy superior a este coste. Entiendo que la economía no está para dar saltos de alegría, pero tal y como entiendo la realidad, un impuesto sobre la propiedad de un inmueble es completamente razonable siempre y cuando no fuera tan graboso que impidiera el acceso a la propiedad (y no, no es el caso)

En Zaragoza, los valores catastrales que se toman como referencia a la hora de calcular el IBI son del año 1997. Eso implica que los valores no sean realistas en absoluto, y los valores no se correspondan con la realidad. Se está proponiendo la actualización de esos valores catastrales, pero yo iría más lejos. Los valores catastrales se deberían actualizar anualmente para así lograr dos objetivos:

1.- Que el impuesto se base en una realidad y así se puedan desarrollar tipos impositivos coherentes (un valor pequeño que no se actualiza supone aumentar los tipos por encima de lo deseable y puede dar resultados desastrosos si se actualiza de golpe el valor y se mantienten los tipos, lo que podría pasar en nuestro caso).

2.- Se podría conseguir un mercado inmobiliario mucho más transparente en cuanto a su valor, y tanto administración como particulares podrían beneficiarse de ello. Si tenemos un Ministerio dedicado a la vivienda (actualmente el Ministerio de Fomento), éste debería elaborar estadísticas a partir de las tasaciones, transacciones e informes que obtuviera para lograr que hasta cierto punto cada persona sepa lo que objetivamente vale su inmueble. Está claro que algunos entenderán que esa valoración es superior a la real (estoy seguro de que en la próxima actualización de valores va a ocurrir en muchos casos) y en otros casos -los menos- entenderán que el valor es inferior.

En resumen, que sin aplaudir la medida con entusiasmo, la veo justa (eso no implica que esté a favor del resto de decisiones políticas del Ayuntamiento de Zaragoza).

Advertisements

Libros: Cánticos de la lejana Tierra de Arthur C. Clarke

Es de sobra conocido mi gusto por los libros de Arthur C. Clarke: escribe libros más o menos sencillos pero con cierta enjundia y reflexión filosófica. No voy a defender su valor literario pero es evidente que este hombre sabía escribir libros que entretienen mucho, y en la mayoría de las ocasiones nos plantea problemas morales bajo la pátina de un libro sobre ciencia ficción.

En este caso nos encontramos ante una situación posible en el futuro, que es la colonización de otros planeta por la decadencia y obsolescencia del planeta Tierra. La historia transcurre en otro planeta, dentro de unos cuantos siglos (menos de lo que yo habría pensado) y en paz. Tras pocas páginas de planteamiento se nos expone un elemento de desequilibrio, una nave de origen desconocido se acerca a un Planeta donde llevan siglos viviendo en paz. A partir de ahí todo puede ser, una nave hostil, amiga o peligrosa se acerca para alterar la historia de una sociedad que había logrado el equilibrio no sin pocos esfuerzos. Dejo al lector que averigüe el resto de la historia, puesto que contar más supondría desmontar una historía que ciertamente está bien hilada.

A partir de esta historia, Clarke nos plantea varios problemas y situaciones, como pueden ser los problemas que se plantean a la hora de colonizar otros planetas, la creación de sociedades a partir de “cero” y la posible censura sobre datos para ograr objetivos que en conjunto son buenos. Todo ello, lógicamente con una historia de trasfondo, que nos presenta un puñado de personajes tremendamente humanos (en alguna ocasión este escritor ha pecado de usar personajes que actúan sorprendentemente fríos ante situaciones extraordinarias, recuerdo por ejemplo los astronautas de “Cita con Rama”) para guiarnos a lo largo de una historia que se lee muy fácil y sin engañar al lector lo guía por una historia que nos deja una sonrisa hasta el final.

Este libro –según leo en la wikipedia– sirvió de inspiración para Mike Olfield para el título de una canción instrumental con el mismo nombre. Imagino que los conceptos e imágenes mentales que el libro evoca dan para muchas canciones. No voy a decir que me parece el mejor libro de este autor, pero sí uno de los buenos buenos.

Elecciones 2011 Zaragoza y Aragón

Hace unos años, pensé que sería buena idea escribir un texto donde yo expusiera algunas de las ideas que yo pondría en marcha si tuviera opción de gobernar. Tuvo un relativo éxito (incluso el Heraldo de Aragón se hizo eco del texto) y creo que fue una reflexión que me sirvió para llegar a algunas conclusiones de cómo entiendo mi ciudad.

Como ya sabéis, el fin de semana que viene toca votar otra vez. En este caso, estamos hablando de las elecciones municipales y autonómicas (con algunas pequeñas excepciones). En mi caso vivo en Zaragoza, y por eso voy a circunscribir mis reflexiones para mi ciudad, aunque creo que algunas de ellas podrían aplicarse a cualquier ciudad de España. Recuerdo que el primer post que escribí sobre el tema ni siquiera fue en este blog, sino en uno anterior titulado “Dolor de Muelas”, con un título un poco en plan de broma: “Si yo fuera el Jefe”, pues bien, repito una vez más Si yo fuera el jefe…

…Modificaría la política de vivienda: No tan solo creo que la ciudad ha crecido demasiado los últimos años, sino que pienso que el uso que se le ha dado a la Vivienda de Protección Oficial no ha sido el correcto. Es evidente que la ciudad ha crecido por el Sudoeste porque a la Administración le ha interesado quitarse de encima ese suelo (Valdespartera y Arcosur). Nadie se pregunta por qué no ha crecido la ciudad por el Este (Las Fuentes)? Sencillamente porque los terrenos son privados, y no han interesado tanto.

No tan solo han hecho crecer a la ciudad en esas zonas, sino que la gran mayoría de la demanda de esas zonas ha sido en VPO de Venta. Estoy completamente en contra de la VPO en venta, puesto que crea una situación rara en cuanto al comprador, que consigue un bien a menor precio del de mercado (ahora no hay tanta diferencia, la verdad) pero que en unos años lo podrá vender con plusvalías que todos nosotros hemos pagado.

Además, realizar un crecimiento tan rápido y enorme ha creado necesidades que no han llegado a cubrirse todavía, y seguramente tardarán en cubrirse. La amplitud de dichas zonas produce un gran desequilibrio con respecto a los demás barrios de la ciudad, que se han visto despoblados en parte (realmente la población no ha aumentado tanto) para ir a zonas donde se necesitan servicios que ya existen en las otras zonas.

No podrían haberse edificado viviendas de VPO en otras zonas? No se podría haber usado el Registro de Solares para embargar algunos (sin pensar mucho conozco cinco enormes solares del centro que llevan sin edificar más de seis años) y construir vivienda protegida? Es realmente necesaria tanta vivienda en Arcosur?

…Potenciaría las conexiones con los municipios de la periferia: Recuerdo que en el primer escrito ya hablaba de este tema (hace cuatro años) como una solución en parte al alza de precios inmobiliarios. Hoy en día, muchos de los que trabajan en Zaragoza se han ido a vivir a poblaciones de no más allá de 20 km. Creo que la construcción de un servicio de Cercanías con estas poblaciones es mucho más importante que otros proyectos, como el actual del tranvía de la ciudad o el de Expo Paisajes.

…No hay que olvidar al Casco Histórico: Para que tengamos una ciudad que haga justicia con su historia, no podemos olvidar en estupendo casco histórico que tenemos. Barrios como el del Gancho o las calles cercanas a la Plaza del Ecce Hommo han sido dejadas durante años, y aunque se han realizado algunas gestiones para fomentar la zona (establecimiento de oficinas de la Administración, La escuela de Música, locales con fines creativos, etc), todavía es necesario buscar que los ciudadanos conozcan y cuiden esta zona. No es normal que unas calles tan cercanas al centro tengan edificios abandonados a su suerte.

Retomando

Ni siquiera he mirado la fecha del último post que escribí. No me hace falta, ya se que fue hace meses, y la verdad es no me importa porque esto tan solo es un blog personal donde vuelco mis cosas de cuando en cuando.

Para los que no estáis en contacto conmigo, os intentaré poner al día. Estos últimos meses he estado bastante ocupado. El trabajo va bien, pero a finales del pasado año comencé a intentar dar mayor presencia a la web de Fincas Torrenueva, que es el lugar donde trabajo. Para bien o para mal, la cosa comenzó a gustarme, más que nada porque al par de semanas comencé a notar un cambio de tendencia en visitas y solicitudes de información. No puedo decir que sea la panacea, pero puedo afirmar que no hubieramos firmado al menos un par o tres de operaciones si no hubiera sido por nuestra mayor presencia en la red.

También ha sido muy trabajoso, que nadie os diga que posicionar una web es algo sencillo, que se hace en dos tardes. Según iba avanzando, me iba dando cuenta de que estamos ante una carrera de fondo, donde hay que mantener y mantener continuamente las posiciones. Hoy puedes estar primero, pero si te duermes, acabarás por debajo de la décima posición.

Este principio de año, por otro lado, ha sido confuso. Finalmente, la noticia de que Julia y yo nos casamos ya se hizo oficial, por lo que estamos entre emocionados y un poco con sensación de vértigo por la rapidez con la que pasan los días. Esperamos que todo salga bien ese día,… o por lo menos la gente lo pase bien.

Durante todos estos días han habido buenas y malas noticias, aunque prefiero no hacer un listado con lo que ha ido pasando, porque a día de hoy algunas de ellas ya no tiene sentido retomarlas. Posiblemente dejaré descansar el blog hasta la fecha de la boda, donde volveré para poneros alguna foto o similar. Mientras tanto, quien quiera mantener un contacto más directo y diario, le invito a agregarme en twitter, que ultimamente me ha enganchado.

 

 

Libros: Listado del 2010

Los habituales ya sabéis que lo hago todos los años, pero por si no lo sabíais, cada vez que termino un libro lo apunto en una pequeña libreta que tengo en la mesa de noche. A final de año, recopilo todos en un listado para que podáis opinar, y de paso puedo hacer un balance de lo que ha sido el año de lectura.

Después de un par de años bastante flojos, parece que el 2010 ha sido un poco más productivo en lo que se refiere a la lectura, pero todavía estoy lejos de los veinte/veinticinco libros que me propuse hace unos años. Los motivos? los de siempre: trabajo, problemas y poco tiempo libre. Espero que el año que viene sea todavía más fructífero. Si tengo que destacar algún libro o autor dentro de los que he leido, tendría que comentar tanto los libros de Auster que he leido, como el de Saramago. Por otro lado, sigo en mi ligera afición de leer Ciencia-Ficción, especialmente cualquier libro de Arthur C. Clarke que cae en mis manos. También cayó el último de Palahniuk y probé suerte con Delillo, aunque con una sensación un tantpo pobre.

Aquí tenéis el listado, si queréis opinar tenéis los comentarios a vuestra disposición:

-Claro de Tierra: Arthur C. Clarke

-Los Girasoles ciegos: Alberto Mendez

-Todo sobre Perdidos: Varios Autores

-Tokio Blues: Harumi Murakami

-Cosmópolis: Don Delillo

-13,99: Frederic Beigbeder

-Snuff: Chuck Palahniuk

-La trilogía de Nueva York: Paul Auster

-El Leon de Comarre: Arthur C. Clarke

-A la caida de la noche: Arthur C. Clarke

-Ensayo sobre la ceguera: José Saramago

-El martillo de Dios: Arthur C. Clarke

-Leviatán: Paul Auster

-Cuentos Completos: Amy Hempel

-El fin de la Eternidad: Isaac Asimov

La Sgae y la proporcionalidad

Es muy fácil criticar a la Sgae. Todo el mundo lo hace, y casi está bien visto socialmente. También hay que aclarar que la propia asociación no nos lo pone difícil, actuando de manera sibilina en actuaciones benéficas, celebraciones privadas y buscando la recaudación por encima de cualquier fin.

Si yo fuera un autor, posiblemente buscaría otro gestor de mis derechos de autor, para evitar verme envuelto en los follones que monta cada cierto tiempo, y porque no estoy de acuerdo en los actuales sistemas de defensa de los derechos de autor. Pero no lo soy, por lo que tan solo me queda mi opinión, que es tan respetable como cada uno la quiera considerar.

El motivo de este post se encuentra en la lectura en twitter de una noticia sobre la reclamación de miles de euros de la Sgae a un congreso de Webmasters. No he investigado mucho sobre el tema, he ido a su página web y he visto que cobran 25 euros por cada día del congreso (75€ en total) y por lo que he podido ver, no creo que el ánimo de lucro sea lo más relevante en esta convención. La reclamación de “miles de euros” puede suponer la inviabilidad de su celebración, puesto que los pagos de las instalaciones, ponentes y demás servicios ya pueden hacer que el presupuesto sea ajustado. Es posible que los organizadores cobren un dinero, pero su trabajo también debe valorarse.

Nada más leer la noticia, me he puesto a recordar que hace unos quice años, junto con mucha gente organizamos unas jornadas de manga en Zaragoza. Mis padres regentaban por entonces una Academia, y me cedieron el local para un fin de semana. No cobrabamos entrada, y nuestros únicos ingresos venían de la publicidad de las tiendas y del pago de entradas para los visionados de películas (cien pesetas por persona) que servía también para limitar el acceso. Eran películas no editadas en España, con subtítulos y en versión original. Si en su día, la Sgae hubiera aparecido por las Jornadas y nos hubiera pedido más de cien euros por el uso de esas películas, habría supuesto el final de las mismas, puesto que se comerían la mitad de todo el presupuesto.

Por eso, cuando leo noticias sobre reclamaciones de la Sgae, creo que tenemos un gran problema de proporcionalidad en cuanto al pago de los cánones: No es razonable que la celebración de una boda tenga que pagar dos euros por invitado en compensación de la música que se va a poner. No es razonable que un bar tenga que pagar por poner la radio a sus clientes. No es razonable que un concierto benéfico tenga que pagar por derechos de autor. No es razonable que un pueblo que representa una obra de Teatro como “Fuenteovejuna” deba pagar por ello.

Arrendamientos Urbanos Art: 9.3 Excepción a la Prorroga Obligatoria de la LAU

Hace mucho tiempo, cuando apensa había comenzado a escribir las entradas de Arrendamientos Urbanos, Escribí un post sobre la “Rescisión del Contrato“. Dentro de la misma, donde comentaba como una posible forma de rescisión la “no renovación del contrato” que cita el Articulo 9.3 de la LAU. Realmente no se trata de una manera de rescisión, si somos correctos, debemos hablar de una excepción a la norma de la prorroga obligatoria de los cinco años que marca la LAU (Es decir, que la Ley obliga a un plazo mínimo de Cinco años, frente a la cual existe una excepción, que vamos a comentar ahora).

Desde que se promulgó la LAU, los arrendadores han intentado controlar en mayor o menor medida la obligación que marca la ley. Los legisladores, por otro lado, han intentado que los inquilinos no puedan verse obligados a mudarse de manera un tanto aleatoria, y de paso tener ciertas garantías de permanencia, por lo menos durante los cinco años que le protege la ley.

A pesar de ello, y como adelantaba al comienzo, existe una excepción a la prorroga obligatoria, que conforme a la LAU se redacta de la siguiente manera:

9.3 No procederá la prórroga obligatoria del contrato cuando, al tiempo de su celebración, se haga constar en el mismo, de forma expresa, la necesidad para el arrendador de ocupar la vivienda arrendada antes del transcurso de cinco años para destinarla a vivienda permanente para sí o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o para su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de divorcio o nulidad matrimonial.

Si transcurridos tres meses a contar de la extinción del contrato o, en su caso, del efectivo desalojo de la vivienda, no hubieran procedido el arrendador o sus familiares en primer grado de consanguinidad o por adopción o su cónyuge en los supuestos de sentencia firme de divorcio o nulidad matrimonial a ocupar ésta por sí, según los casos, el arrendador deberá reponer al arrendatario en el uso y disfrute de la vivienda arrendada por un nuevo período de hasta cinco años, respetando, en lo demás, las condiciones contractuales existentes al tiempo de la extinción, con indemnización de los gastos que el desalojo de la vivienda le hubiera supuesto hasta el momento de la reocupación, o indemnizarle, a elección del arrendatario, con una cantidad igual al importe de la renta por los años que quedaren hasta completar cinco, salvo que la ocupación no pudiera tener lugar por causa de fuerza mayor.

(este Artículo ha sido, además modificado recientemente por la Ley 19/2009, antes era bastante más restrictivo respecto a la excepción y no regulaba la posibilidad de realojo en la vivienda si no se habitaba tras la no renovación).

Bien, volved a leer con tranquilidad el artículo. Me espero.

¿Ya? Bien, lo que tú, yo y la mayoría de personas entendemos del artículo es que existe una excepción a la regla general de la prorroga obligatoria cuando el arrendador o una serie de personas cercanas al mismo (hijos, padres o pareja tras separación o divorcio) la necesiten para su propio uso. Eso supondría que si uno está en el tercer año de arrendamiento y el arrendador se divorcia, necesitando la vivienda para su uso o el de su expareja, estaría en su derecho de no renovar el contrato por un cuarto año, ¿no es así?.

Esto, que en teoría no parece muy complejo, ha supuesto ciertos problemas en la aplicación, puesto que no se dice nada al respecto de las causas. Se habla de necesidad para sí o personas cercanas,… pero no habla nada respecto a cómo debe ser esa necesidad, ahí es donde ha entrado cierta picaresca. Si algunos padres han llegado a empadronarse en casas de familiares para tener más puntos en un colegio público determinado, qué no hará un mal arrendador cuando se encuentre ante la voluntad ilícita de “echar” al inquilino.

Por eso, e interpretando de una manera ciertamente restrictiva, los magistrados han ido entendiendo que dicha excepción debe siempre incluirse en el contrato (ya se habla de ello en el artículo), pero no de manera genérica. Es decir, no sería suficiente decir que “Según regula el Art. 9.3 de la LAU si la necesito para mi propio uso o el de mis allegados, no procederá la prorroga obligatoria…”. Por ejemplo la Sentencia de la AP de Guipúzcoa de 31/10/99 establece que no puede aceptarse el uso de la excepción como “clausula de estilo” que se ponga siempre en los contratos, porque supondría convertir la excepción en norma.

Por si esto no quedaba claro, la Sentencia de la AP de Zaragoza de 09/06/98 marca que no son aceptables las “causas sobrevenidas”, es decir las que no eran conocidas a la firma del contrato. Esto, que puede parecer una norma lógica, que otorga mayor seguridad jurídica al inquilino, lo que hace realmente es inutilizar en casi la totalidad de los casos la aplicación de dicha excepción.

Tan solo en los casos en los que la condición sea inminente (corto y medio plazo) y sea conocida en el momento de la firma podrán ejercer dicha excepción, siempre y cuando dejaran constancia de la misma en el contrato de arrendamiento en la firma. O al menos eso parecen decir los tribunales a día de hoy.


Libros: “Ensayo sobre la Ceguera” de Jose Saramago

No han pasado muchos minutos desde que he leido las últimas líneas del libro, y ya me siento obligado a escribir un post sobre él. Tengo que reconocer que no había leido nada del portugués Saramago, y su repentina muerte me despertó la curiosidad. Bueno, quiero decir, no fue el hecho de su muerte, sino la repentina sobre-información que viene una vez que pasan estas cosas.

Lo primero que me llamó la atención en el libro era su forma de narración, que es completamente lineal, sin distinguir diálogos del resto. Según avanza la historia, uno comienza a darse cuenta que la intención es asimilar la novela a una especie de narración oral, que un tercer personaje está contandonos a nosotros. No existen muchos párrafos, y aunque aquellos enormes bloques de texto podrían echar para atrás inicialmente, el ritmo es tremendamente rápido, y permite leerlo sin problemas.

El tema del libro, sin contar nada que no se pueda encontrar en la sinopsis del mismo libro, trata -evitentemente- sobre la ceguera y la posibilidad de que apareciera una enfermedad que la causara de manera repentina. Existen multitud de personajes, cuya ceguera les impone un mundo nuevo en el que no han sido enseñados para vivir, ni para moverse. Una ceguera, que a ciferencia de lo que todos pensamos no es oscura, sino de una luz imposible de evitar, blanca por completo. La propia ceguera, supone para los personajes la aparición de nuevos valores, o por lo menos replantear si su reciente enfermedad les puede suponer que la vida debe regisrse por unas nuevas normas.

Como todo en la vida, tenemos un lado razonable, respetuoso y racional, y otro distinto, brutal, vengativo, envidioso. Esta enfermedad, creará una brecha mucho mayor entre ambas, haciendo que los comportamientos de un lado y de otro se hagan mucho más radicales,… aunque algunos tengan la capacidad de estar a ambos lados del mundo según avanza la novela.

No quiero fastidiaros más del libro. Tengo que recomendarlo, advistiendo que aquel aspecto bondadoso de Saramago, de abuelito pacífico y sencillo, engaña. Esta novela nos llega a angustiar y poner un poco nervioso, puesto que en ocasiones esta situación, llamémosla “límite”, puede hacer salir lo peor del ser humano. Pero no lo cojáis con miedo. Es un libro de los que hay que leer.

Ficha de José Saramago en Wikipedia

El animo recaudatorio

Esta última semana, he podido comprobar en primera persona lo que es el cacareado “ánimo recaudatorio” de la Administración. Ha coincidido, además, con la rescisión de multitud de contratos de obras civiles en Aragón, lo que ha supuesto dejar a medio hacer muchas obras en la comunidad.

Os explico la situación. El pasado diciembre, en una comunidad de propietarios que administramos, se desprendió parte de una moldura de escayola decorativa. Por el peligro que ello supone, llamamos a los bomberos que retiraron la parte que estaba mal y nos dijeron que deberíamos volver a instalar una moldura, pero mejor anclada.

Hicimos una reunión de vecinos, lo expusimos y comenzamos a recaudar dinero para la obra. Es una comunidad de once vecinos, por lo que recojer el dinero nos ha supuesto realizar la obra en julio (seis meses). La pasada semana nos llegó una carta del Ayuntamiento con una sanción de 600 € para obligar a la realización de la obra, cuando ya se les avisó en su día de que estabamos sobre la situación.

Increible. Aun siendo lo más rápido que es posible (la empresa ha tenido que encargar la misma moldura a otra empresa, pedir permisos y realizarlo). lo único que han buscado es recaudar cuando, ATENCION, la obra ya está realizada cuando recibimos la carta.

Música: “La Tierra esta Sorda” de Barricada

Os voy a pedir que me dejeis hacer un inciso en el blog. Creo que s la primera vez que os hablo de música y en el mismo, y entiendo que muchos de los que estáis suscritos, posiblemente no entendáis este texto. Si es así, os pido que lo obvieis.

Escucho bastante música, y de muchos tipos: Según voy conociendo grupos voy ampliando mis gustos que pasan por muchos estilos que a priori podrían considerarse opuestos. También me muevo por obsesiones, y eso significa que cuando algo me gusta, suele gustarme tanto que mi vida gira en torno a ese tema durante unos cuantos días o semanas, me pasa cuando descubro un nuevo escritor que me hace sentir algo (El último ha sido Paul Auster), cuando una escena de una película me hace erizar el bello o cuando no me puedo quitar de la cabeza un disco o una canción,… y ese es el caso con este disco.

No puedo decir que sea uno de los mayores fans de Barricada, los recuerdo con gusto de mis años de adolescencia y algunas noches de fiesta, pero ya hace muchos discos que deje de seguirlos, a pesar de las insistentes recomendaciones de un buen amigo, que los sigue casi con locura. Fue a principios de este verano, cuando nos invitaron -otra vez- a ir a un concierto del grupo. Tocaban cerca de Zaragoza, y comenzaba a hacer buen tiempo, por lo que nos animamos rápidamente. Tan solo había escuchado un par de canciones del disco en la radio, por lo que me hice con él para así tenerlo fresco para el concierto. Tras una primera escucha, todavía no había pillado del todo algunos ritmos o temas, pero ya entendía que estaba ante algo distinto a lo esperado.

No es un disco al uso, o por lo menos no tal y como yo los recordaba. Se nota mucha cabeza y trabajo en él, y se nota el mimo con el que se ha tratado de recordar ciertos nombres y fechas. Al fin y al cabo es un disco donde se trata de recordar a los muertos en las trincheras republicanas de la Guerra Civil, reclamando un recuerdo justo para los que cayeron en el peor recuerdo que tendremos en nuestra historia (y que nos ha condicionado de por vida). No se trata de un disco rabioso, sino reivindicativo, con ganas de poner nombre y apellidos a todos los que están bajo el arcén de algunas carreteras del pais.

Pero la grandeza de este disco no queda en su filiación política, sino que también es muy bueno musicalmente. Se han añadido arreglos en algunas de las canciones que sencillamente se te quedan en la cabeza a la primera, como si se tratara de una canción conocida, pero que nunca antes habías escuchado. No tan solo eso, sino que el total del disco está pensado para escucharse de principio a fin (de hecho, así lo tocan en sus conciertos) y así quedar en el subconsciente del que escucha.

Hace mucho que no escuchaba tantas veces seguidas un disco. Ahora pueden seguir a lo suyo, aquí no ha pasado nada.