Orange cobra de más.

Os cuento. En la oficina, además del teléfono fijo, tenemos una serie de móviles para realizar llamadas acorde a unos bonos/ofertas. El contrato en cuestión supone que tengamos una serie de horas (que coinciden con las horas de trabajo) contratadas para las cuales pagamos una cantidad fija al mes. Hasta el més pasado, eran 15 euros más IVA.

Esta mañana nos ha llegado la última factura, con un nuevo precio (todo ello sin haber avisado) con un cargo que han llamado “Cargo por consumo mínimo” y supone cinco euros más. Tras llamar a la compañía, una amable telefonista nos informa que a partir de este mes nos van a cobrar “Sí o sí” cinco euros de consumo, y que si no estamos de acuerdo, que somos totalmente libres de cancelar nuestro contrato. A uno, que ya no sabe cómo reaccionar ante los actos de compañías que se dedican a no cumplir sus palabras, ya no le queda más recurso que la pataleta pública (además de la consecuente queja en consumo).

Dar de alta el Gas por teléfono.

Aunque este tema data de antes de mis vacaciones estivales, me quedé con las ganas de contaroslo en el blog: Antes del verano me vi en la obligación de realizar un alta de gas, y como en otras ocasiones, he pensado que es más sencillo realizarla por vía teléfonica, y así me ahorro el ir a las oficinas de la empresa.

De todos modos, ya he comprobado en alguna ocasión que las centralitas de este tipo de compañías funcionan realmente mal, dando un servicio confuso y extremadamente aleatorio cuando se necesita de alguna consulta o gestión,… por lo que normalmente este tipo de solicitudes requieren de varias llamadas hasta conseguir lo que se quiere. Bien. Ante esa premisa iniciamos la odisea:

-Llamada 1: (976 760000) Llamo al teléfono de la compañía en Aragón, que he visto en una de las facturas de la oficina, pero me dicen que al haberse liberalizado el mercado tengo que llamar al departamento comercial, y me da otro telefono.

-Llamada 2 (902 515651) Tras estar en espera varios minutos, me dicen que en ese teléfono no pueden realizar la gestión, que pruebe en otro telefono que me dan.

-Llamada 3 (902 535753) Más de lo mismo, me dan un nuevo teléfono para que realice el alta.

-Llamada 4 (902 528384) Un contestador me dice que el telefono de altas ha cambiado, y me da un nuevo número al que llamar.

-Llamada 5 (902 502040) Finalmente, en el teléfono que me da el contestador me atienden y me dicen que existe un problema con el boletín que debe solucionarse por parte del instalador.

Desde la primera llamada hasta la última han transcurrido 45 minutos de esperas, rellamadas y un poco de desesperación. Desde aquí quiero dejar constancia de mi queja personal sobre el servicio telefónico que da esta empresa,… puesto que estoy seguro que cuando uno llama a estas centralitas está llamando realmente al mismo lugar físico, pero con distintos departamentos separados,… por lo que es completamente viable que a uno le pasen con el departamento correcto a la primera de cambio, y no le hagan sufrir toda una película de los Hermanos Marx para realizar un alta.

Por cierto, para los que se hayan quedado con la curiosidad, finalmente logré realizar el alta.

Derribos en Cañada Real, sin dar soluciones.

Cuando lei la noticia sobre los recientes derribos de viviendas en Cañada Real tengo sentimientos enfrentados: por un lado estoy de acuerdo con los derribos. Conozco la situación un poco por encima, y soy consciente de la creación de un espacio “sin ley” donde la gente compra y vende terrenos que no son suyos, que no son urbanos, sin licencia de ningún tipo y sin cumplir ni los más mínimos requisitos legales o de seguridad. No podemos permitir que existan lugares donde la legalidad sea un mal chiste al que nadie hace caso.

Pero (ya sabéis que tenía que haber un “pero”), tampoco creo que sea la mejor solución. Estamos hablando de muchas personas (hoy en los noticiarios afirmaban que unos 40.000 (!!!?)) que viven en esta situación. Nadie puede llegar con la grua y tirarlo mientras miras para otro lado porque te incomoda la situación. Son familias que se están quedando sin hogar, y cuyo problema vas a tener que escuchar (y posiblemente solucionar) en algún momento. Del mismo modo que existe la obligación de hacer cumplir la ley, también existe el derecho a una vivienda digna,… y todo eso sin entrar en juicios morales sobre este tipo de medidas.

Soy consciente que no existen soluciones fáciles a estos problemas (yo mismo me he sentido ofendido cuando a algunos grupos sociales se les ha dado un trato preferente por tratar de solucionar problemas de chabolismo), pero tampoco creo que dejar en la calle a la gente sea la mejor de las opciones. Para eso, debería de existir un mayor número de viviendas estatales destinadas al alquiler (para otros grupos sociales se ha hecho en otros momento, pej: militares, Por qué no ha de ser posible?) de grupos desfavorecidos. No estoy seguro de defender la renta básica, pero sí unos servicios sociales básicos,… aunque con un pago regulado.

El infierno tiene forma de Centralita

Si hay algo que odio del mundo moderno son las centralitas. Llamas para la consulta más sencilla del mundo y después de apretar números que se acercan levemente a lo que quieres preguntar, te sale un operador/a con nulo interés de resolver tu problema y que abusa de los tiempos de espera.

Centralita

Ayer mismo llamé a Movistar para pedir un duplicado de tres facturas. Tres malditas facturas de teléfono móvil que no han mandado a la dirección correcta (o simplemente no han mandado) y que tengo que solicitar por teléfono. Me responde una chica que me no para de ponerme en espera, y me tiene… 34 minutos!! para gestionar la solicitud de esos tres duplicados dichosos. Mientras tanto, y ya con la oreja caliente de estar tanto rato al teléfono estoy recibiendo notificaciones de mensajes recibidos, que luego compruebo.

Como ya os dije hace unos días, estaba con las altas de unos ascensores en un edificio de nueva construcción, y por eso se había valorado la opción de los enlaces móviles como solución provisional. Bien, pues el viernes han comenzado a dar las altas de la linea fija, y debido a eso llaman para pedir la conformidad de la instalación. Bueno, miro que tengo varias llamadas perdidas del número de información de Telefónica y me digo “ya volverán a llamar”. No lo dudéis: al minuto me llama un “contestador automático” que me pide que pulse 1 si estoy conforme con la instalación o pulse 0 si no lo estoy. Vale, sé que han estado trabajando allí, pero no sé cómo las han dejado, prefiero no responder con conformidad por si acaso. Pulso el cero.

A los diez minutos otra llamada. El mismo contestador automático, pero con la referencia de otro teléfono. Maldita sea! hemos dado doce altas de ascensor. Me van a llamar doce veces? (la respuesta es clara: Sí). Así que me pasé el viernes entero recibiendo llamadas de una máquina a la cual colgaba a los pocos segundos no sin antes mentarle a su madre.