De soluciones y realidades del mundo inmobiliario.

Cada semana, más o menos, encuentro un nuevo blog que habla sobre el mundillo inmobiliario. Me interesa todo lo que tiene que ver con ello porque mi trabajo gira irremediablemente sobre eso, y porque personalmente me interesa saber del tema. Por eso, he leido de todo, desde sesudos informes donde se llegan a conclusiones catastroficas hasta artículos disfrazados de estudio donde se llegan a conclusiones sacadas de una chistera.

El mundo inmobiliario, por desgracia, es uno de los más opacos que existen y para obtener información fidedigna hay que desechar mucha basura y paja que no sirve sino para confundir al lector medio. Es necesario saber si una información puede venir por interés privado o si no está suficientemente fundado, algo que es ciertamente complicado en algunas ocasiones.

Además de los blogs, existen multitud de cursos, seminarios, charlas y corrillos virtuales que pretenden hacernos expertos en la materia, para que llegado el caso sepamos qué hacer cuando se nos presente una oportunidad o al contrario, cuando estemos ante un regalo envenenado de un buen comercial. Desde hace muchos años, me apunto a todo lo que es gratuito y no me supone un gran esfuerzo en tiempo.

Eso quiere decir que mi lector de feeds esta lleno de mucha basura, y que cada día recibo un gran número de correos que están en el límite del Spam… y sin embargo no creo que me haya equivocado al apuntarme.

Como empezaba diciendo, el mundo inmobiliario es uno de los mercados más opacos que existen, y eso quiere decir que se funda sobre muchas mentiras y una o dos verdades. No es posible saberlo todo, pero cuando uno se enfrenta ante una mentira una y otra vez, puede llegar a reconocer su perfume… y por eso es necesario tener acceso a cuanta más información sea posible, aunque con ello estemos igualando a un payaso con pretensiones frente a un sesudo analista. Uno nunca sabe cuando el payaso puede tener la fortuna de hacer sonar la flauta, y esa sola posibilidad le hace interesante.

El problema viene cuando un recién llegado cree que en un mes se va a convertir en todo un especialista inmobiliario, cuando pocos en España (entre los que no me encuentro, pero aspiro algún día a estar) pueden decirse serlo sin errar. El problema está cuando un comercial listo descubre que puede sacarle los cuartos a esos recién llegados vendiéndoles seminarios que les hacen creer que “el secreto de hacerse rico en el mundo inmobiliario es comprar sin dinero”. El problema está en que ese recién llegado pueda creerse que eso es verdad y acuda a su banco/caja para que se le rían ante tal absurdo.

Y es que, hay que dejar muy claro, que una cosa son los seminarios, los blogs y los foros, y algo muy distinto es la realidad, donde a todos se nos entrevé el cartón y las intenciones a la legua, donde por lo general no somos tan listos ni tan interesantes como hacemos parecer en nuestros blogs y perfiles de redes sociales y donde de cuando en cuando,… metemos la pata hasta el fondo. Y señores,… ese es el verdadero secreto del mundo inmobiliario y la auténtica manera de llegar a ser un experto: ser capaz de sobreponerse al error, para intentar no volver a cometerlo en la siguiente ocasión, y sobretodo, lograr que a diario la realidad te de un baño de agua fría.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s