Libros: En el Camino, de Jack Kerouac

Slim se sienta al piano y golpea dos notas, dos do, después dos más, después una, después dos, y de pronto el bajista, un tipo corpulento, sale de su ensoñación y se da cuenta de que Slim está tocando C-Jam Blues y aporrea con su enorme dedo índice la cuerda y se inicia una sonora y potente pulsación y todo el mundo se mueve al compás y Slim sigue mirando tan triste como siempre, y tocan Jazz durante media hora, y Slim enloquece y coge los bongos y toca ritmos cubanos tremendamente rápidos y en egipcio, en todos los idiomas que conoce, y sabe innumerables idiomas. Finalmente termina la actuación; cada actuación dura dos horas. Slim Gaillard se queda apoyado en una columna, mirando tristemente por encima de las cabezas de quienes le hablan. Le ponen un vaso de bourbon en la mano.

-Bourbon-oruni… gracias-ovauti.

Nadie sabe de dónde es Slim Gaillard. Dean soñó en cierta ocasión que tenía un hijo y que su vientre estaba todo hinchado y azul mientras estaba tumbado en la yerba de un hospital de California. Bajo un árbol, junto a un grupo de negros, estaba sentado Slin Gaillard. Dean volvió hacia él unos desesperados ojos de madre.

-Ahí lo tienes-oruni -decía Slim.

Ahora Dean se acercó a él, se acercó a su dios; creía que Slim era Dios; caminó arrastrando los pies hasta él y le hizo una reverencia y le rogó que se sentara con nosotros.

-Muy bien-oruni -Dijo Slim; se sentaba con cualquiera pero no garantizaba que estuviese en espíritu con la gente. Dean consiguió una mesa, pidió bebidas, y se sentó muy tieso frente a Slim. Este soñaba por encima de su cabeza. Cada vez que Slim decía:

-Oruni.- Dean respondía:

-Sí.

Yo estaba sentado entre aquel par de locos. No pasó nada. Para Slim Gaillard el mundo entero es sólo un gran oruni.

Suelo ser bastante excéptico cuando la gente habla de un libro como “biblia” de algo, e incluso se me eriza el pelo cuando se dice que un libro se ha convertido en objeto de culto de toda una generación. De todos modos, este libro ya estaba entre mis posibles lecturas desde hacia tiempo, por una serie de razones que no vienen a cuento (y que no tienen nada que ver con la referencia al libro en un reciente anuncio de una marca de automóviles).

Si hacemos un resumen del argumento, podemos decir que este libro es el diario de a bordo de un joven (Sal Paradise) de finales de los años cuarenta, donde cuenta sus desventuras (más que aventuras) junto con algunos de sus amigos (principalmente Dean Moriarty), y de cómo recorre de norte a sur y de este a oeste el territorio Norteamericano. No tiene muchas florituras, trata de relflejar una serie de historias (muchas de ellas con reminiscencias autobográficas) de la manera más veraz posible, como si te las estuviera contando un amigo cercano.

Dicen que las generaciones que leyeron en su juventud esta novela quedaron marcados para siempre, y que el desenfreno y locura de algunas estrelas del rock tienen su origen en el modo de vida de sus protagonistas, principalmente Dean, que se alza como un ejemplo de Hipster (que me aspen si sabía antes de leer el libro lo que significaba) a seguir por gran cantidad de adolescentes que quieren vivir rápido y dejar un bonito cadaver.

Es un buen libro para leer sin muchas más pretensiones que entretener y contar una serie de viajes rápidos y desordenados, aunque puede que hoy en día todo eso nos suene a un poco lejano. Ahora, por lo que comentan por ahi, como reflejo de la sociedad americana de la época, debe ser un buen libro.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s