Arrendamientos (VI): Mantenimiento de la vivienda

TelevisionDado que el contrato de arrendamiento es la cesión del uso del mismo, resulta bastante lógico pensar que el mantenimiento ordinario del mismo corresponde a quien realia el uso. Esto, que a todos nos parece lógico y normal debe tener sus limitaciones, puesto que el mantenimiento normal de la vivienda (limpieza, pequeñas reparaciones debidas al uso,…) no debe suponer un mantenimiento cuya necesidad aparece por obsolescencia de electrodomesticos, muebles,… que lógicamente tienen una vida útil limitada.

¿Cuáles son los gastos de mantenimiento ordinarios? En principio, deberemos de atender si estos gastos de mantenimiento ordinarios (que corresponden al arrendatario) tienen su causa en el normal uso de la vivienda o en la renovación de sus elementos. Como en todos los temas, tenemos aspectos que fácilmente reconocemos como gastos ordinarios: limpieza del inmueble, recambio de elementos del tipo bombillas, roturas debidas a accidentes provocados por el arrendatario, mantenimiento de la pintura de la vivienda por los roces del uso,… Ahora, los problemas más comunes suelen tener su origen en la rotura de los electrodomésticos de la vivienda (Frigorífico, lavadora, cocina, calentador,…), que en principio serán por cuenta del arrendador, salvo que dicha rotura se deba a un mal uso del electrodoméstico. Bien, ahora os estaréis preguntando,… ¿Quién decide eso? Pues ese es uno de los principales problemas, puesto que la ley regula una situación que no encauza de ningún modo técnico que nos permita saberlo. Lo normal es que sea el arrendador el que asuma dicho gasto, salvo que el mal uso sea flagrante o reconocido por el arrendatario (aunque esto último no suele pasar: he conocido casos de puertas reventadas que trataban de justificar diciendo que eran de mala calidad).

¿Cuáles son los gastos de mantenimiento extraordinarios? Tal y como hemos indicado hace un momento, los gastos que corresponden al arrendador suelen ser los de reposición de electrodomésticos que ya han consumido su vida útil (algo que cada vez ocurre con mayor periodicidad, por desgracia para todos). Pero existen gastos que entrarían dentro del mantenimiento de la vivienda y que entiendo debe asumir también el arrendador, como por ejemplo, las revisiones de la instalación del gas, o los cambios de contador de algunos debido a la obsolescencia de los mismos.

En resumen, como regla general deberemos de atender a lo extraordinario de la necesidad para determinar si la obligación pertenece a una u otra parte, y además conocer que un mal uso puede suponer la responsabilidad del usuario (inquilino) aunque sea necesario probarlo de algún modo. Puede ser de ayuda, incluir en el contrato una serie de pautas que debe seguir el arrendatario para evitar problemas (por ejemplo, es importante advertir en el caso de las Terrazas la necesidad de la limpieza de los desagües, para evitar humedades debidas a los atascos), aunque en la mayoría de los casos, las roturas las suele asumir el arrendador por falta de prueba.

One thought on “Arrendamientos (VI): Mantenimiento de la vivienda

  1. Pingback: Arrendamientos (XXI) Obras del Arrendatario/Inquilino « AndresG.blog

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s