Arrendamiento (III): Forma del Contrato

celebracion de un contrato

Después de hablar de las partes del contrato de arrendamiento, creo que conviene tratar el tema de la Forma del Contrato, es decir, de cómo se deja constancia de la celebración del mismo. Lo más normal es la celebración por escrito, donde aparecen los elementos más esenciales (partes que lo firman, fecha, objeto, precio, duración, y otro tipo de clausulas), pero la ley no impide su celebración verbal (luego nos podemos encontrar, eso sí, con una gran complicación para probar cuales fueron las condiciones pactadas sobre ese contrato, aunque cualquiera de las partes puede solicitar reciprocamente la formalización por escrito del contrato con las clausulas básicas del contrato).

Si nos quedamos con la situación más común podemos ver que el contrato no tiene por qué tener una redacción en concreto o seguir un modelo prefijado por ley. Con tal de que contemple los elementos mínimos es suficiente. Para que no se escape nada, lo normal es comenzar con un encabezamiento donde se dice el lugar de la firma, luego se identifican los sujetos que van a firmar (tanto los representados como los representantes, si los hubiera), luego se dice qué es lo que se va a arrendar (el inmueble en cuestión), la renta que se va a pagar y durante cuánto tiempo,… y a aprtir de ahí lo que cada uno quiera especificar (siempre y cuando no nos vayamos de la ley, con echarle un vistazo nos resolverá las dudas).

Es necesario firmarlo ante notario? No, como ya he dicho antes, es posible incluso hacer contrato verbal, por lo que firmarlo ante notario sería -quizás- excesivo.

Es posible inscribirlo en el Registro de la Propiedad? Sí, aunque para ello es necesario el pago de unas tasas que debería pagar el interesado en inscribirlo (normalmente el arrendatario), con lo cual son muy pocos los contratos que se llegan a inscribir en el Registro (yo personalmente, tan solo he conocido algún caso de contratos de renta antigua).

Como anexo al tema, quiero comentar la necesidad del pago de una cantidad a modo de Tasa/Impuesto (Actos Jurídicos Documentados) cuyo pago corresponde al arrendatario y que se puede pagar o bien comprando un contrato-tipo en el estanco por dicha cantidad, o bien comprando en el mismo estanco los timbres o sellos (específicos, no los de correos) en el mismo estanco. Si no los encuentras en el estanco habitual, te recomiendo que visites los más cercanos a los Juzgados, puesto que estos suelen tener más a mano este tipode sellos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s